jueves, 23 de diciembre de 2010

Semillas de color.


Le doy gracias al viento que baila entre mi pelo. Acariciándolo, acariciándome.

Siente que vuelas con la brisa enredada en tu cuello, nota el calor de los árboles que sonríen cuando te ven pasar. Siente la metamorfosis en tu piel.





Sabes que puedes sentir; sabes que puedes sentirte. Puedes sentirlo, puedes sentir los latidos bombeando la sangre en tu pecho. Sólo tú sabes lo que eres. Eres algo único, algo especial, algo existente. Y hoy en día, entre estas cuatro paredes creadas por esta sociedad, eso es algo muy importante. Tú decides ser libélula o mariposa. Hay tiempo para todo; sí, para destruir y para crear. Para morir y renacer, aunque tu alma siga siendo la misma. Eres tú, eres tú mismx. Y por eso sabes jugar. Puedes ver el baile de las estrellas y puedes ser parte de ellas; porque también eres polvo de estrellas. Porque somos muchas cosas, tanto y tan poco a la vez. Todo y nada.





Escucha las palabras que te regala la vida, las sensaciones que revolucionan tu interior. Porque la mayor revolución está dentro de ti. Es tu mundo, y también tus ilusiones; y sólo tú decides lo que quieres que haya en ellas. Sólo tú decides lo que son. Vive como puedas y lucha todo lo que puedas. Aunque sea demasiado complicado para entenderlo. Aunque lo notes tan lejos. Abrázate a ti mismx. Quiérete, eres capaz de amar; aunque aun no te hayas dado cuenta. Aunque notes que te falte algo, aunque sepas que hay un vacío en tu interior. Ese vacío es mucho más pequeño que tus ganas de ser libre. Arrópate con el calor de tu cuerpo, y no dejes que domine el frío de tu corazón. Porque es mentira; tu corazón arde, arde en deseos de volar y de soñar. Mira todo lo que has hecho y sonríe al recordarlo. No te arrepientas de tus pasos; todo merece la pena. En este juego todo vale si son sonrisas. O lágrimas. Porque todo es vida. Todo son sentimientos. Y tú formas parte de ellos. Eres luz, eres vida y eres sueño y realidad. No lo olvides, eres quien eres y sabes vivir. A nuestra manera. Sin ninguna cuerda que ate tus pies porque tampoco los necesitas; puedes volar. Deja que la vida de abra paso entre tus alas, entre tu vida; déjale soñar entre tus sueños.


PUEDES BROTAR ENTRE LA MALEZA 

Miriam
Jau

domingo, 19 de diciembre de 2010

Psicoanálisis inconcluyente, paciente inconcluso.

 



- Hay personas capaces de convertir en una cuerda floja el más sólido pavimento. Por manía, por la necesidad de complicarse; tal vez sencillamente por aburrimiento.
- Ni siquiera las bombillas son tan bipolares como son. Ni el caos más absoluto ordenaría los pequeños absurdos.
- Nosotros, que además de ser, soñamos; también somos sueños. Reales hasta el momento de despertar.
- Filosofía de barra sin barra, agua sin hielo.


- Voy a meterme a la lavadora. Quizás entre el suavizante, el jabón y la centrifugadora se me aclaren las ideas. ¿Ideas?

Vente, a vivir en burbujas de lejía.

- Se trata de un templo, un templo sin dios, un templo con la extraña tendencia a fragmentar los pilares que lo sustentan. Y quien dice un templo, dice cualquier cosa menos un templo.
- Menos mal que el ser humano aún sabe sonreír. Esa simple locura le hace divino, la perfección mortal.

CONCLUSIÓN: PSICOANÁLISIS INCONCLUYENTE.
¡a todos nos hace falta un poco de surrealismo!


Laura

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¡Ojalá nos enseñen a amar!

Hay demasiada niebla.
Se me nubla la mente.
Me duele el frío.
Las calles vacías se cubren con la rabia de mi interior.
Grita mi pecho.
Llora mi alma.
Vida.
Pura nostalgia.
¿Ha sido todo o ha sido nada?

El viento dejó de jugar demasiado pronto, se cansó de sus nubes.

¿Me odio? ¿Me quiero?
Lo siento. No puedo.
Me equivoco, nadie me ha enseñado a amar.
Yo sola, conmigo; con nadie.

Me guardo el corazón con mi alma, ahora soy una insensible. Desequilibrada. O demasiado cuerda para este mundo de locxs.
Cansada, dormida; insomne.
Nocturna.
Tan viva y sin sentir.
Tan muerta y sin amar.
Desvarío, juego; me pierdo.
Me busco. Y no me encuentro.
Te pierdo, te veo; te siento. En mi pecho.
Recuerdos.
Latidos; dentro.
Te noto. Respiras.
Más fuerte. Más lento.

Te vas.
No quiero.
¿Por qué? Sin aliento.
Tu piel; tus ojos.
Mis sueños.
De noche...

Lo siento.
"Ya vale". Sincera,
te digo:
me muero;
por dentro.

No lloro, no pienso.
Tan solo soy pensamiento.
Me duele.
Lo asumo.
Y yo;
te echo de menos.

Mientras tanto ya no sopla el viento en mi cuello.
____________________________________________________________________________

No quiero ser como tú, quiero sentir, vivir, llorar, reír; quiero ser tantas cosas. QUIERO SER ALGO EN ESTE PUTO MUNDO, nada lo define mejor.

Quiero bailar con las mareas,
quiero quererle bajo el agua,
quiero verle a la luz del sol; y de la luna.
Quiero que el viento me revuelva el pelo.
Quiero encontrarle,
porque se que cuando le encuentre...
...me encontraré a mí también.

Miriam
Jau

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Si eres el problema, también eres la solución

"Y al salir el sol cada mañana me recuerda que brilla para mí. Estoy destrozado, y no es tiempo de lamentarse, hay que levantar cada parte de este cuerpo que al sentir, lucha por vivir. ¡Y ni la mala suerte ni esta decepción pueden conmigo!."

Cuesta sonreír al levantarse. Cuesta levantarse sin una sonrisa. Cuesta; claro que cuesta; y qué no lo hace.
Pero, por una vez, sorpréndete a ti misma, hazte dueña de tu absurdo y que una sonrisa enorme parta tu cara. Sin ningún motivo. Si acaso, que hay demasiadas razones para que no ocurra.
Es más fácil alegrar a los demás que a uno mismo, ¿verdad? Pero hablar de optimismo, equilibrio, color, de un mundo utópico y necesario... no sirve de nada si tú misma no lo sientes.
Lucha por vivir aquello que deseas para los demás, muéstrales que es posible. Quiérete, por favor, quiérete y no te niegues la alegría. Y menos en invierno, joder, con este frío.

Vamos a jugar, vamos a inventarnos que sabes reír, que sabes disfrutar de cada aliento de vida.
Vamos a jugar a que luchas por tus sueños.
Vamos a jugar a ser felices.
Inocentemente, y a sabiendas, vamos a jugar a creer en la felicidad.
Por un ratito, aunque sólo por un ratito... no te dejes morir.
Tú y yo sabemos que no hablo por hablar.


Y si esta realidad es una mentira. Que sea la tuya, la que tú elijas.

No te hundas.
¡Bate las alas, aunque sea un poquito! Tú y yo sabemos que puedes volar. Serás primavera.





Hay sonrisas que son como orgasmos del universo.














Y si todo esto es una tontería, una flaqueza de niña suicida, déjame al menos que yo me lo crea.




laura.nana

lunes, 6 de diciembre de 2010

Espejos. Espejismos

Nada más cerca de lo imaginario. Sentía tan lejos su lucha que ya no pretendía sobrevivir, lo hacía por inercia. Estaba acostumbradx a vivir sobreviviendo, a escapar de su realidad y a dejar de lado sus verdades. Solamente existía una cosa, algo que a primera vista podía parecer irrelevante pero que llenaba todo su mundo, todas sus ilusiones. Dejó de creer en todo aquello que le contaron desde niñx, solamente sentía vivos al sol y a la luna y por eso sólo creía en ellos. No pensó en que llegaría el día en que no los pudiese volver a ver, pero así fue; se hicieron tan altos los edificios que ya no veía casi nada. De noche las farolas cegaban la luz de la luna y apenas salía el sol por las mañanas, el mundo había empezado a alimentarse de una penumbra constante. Pero a pesar de todo y de su sinsentido, había algo que siempre le hacía sonreír, alguien. Y sobre todo le encantaba tener las ventanas abiertas, siempre le había encantado sentir la brisa en su cara cuando hacía el amor. Por eso, y por sus besos; seguía teniendo ilusión por algo. No todo es blanco, siempre puedes descomponerlo y enfocarlo con otra luz.

Curiosas las nubes.



Miriam
Jau

domingo, 5 de diciembre de 2010

PREFIERO VIVIR ENTRE CUENTOS QUE CREERME ESTA ABSURDA MENTIRA QUE QUIEREN HACERNOS CREER

Lágrimas y revolución
en un mundo corrompido
por mentes sin corazón
y corazones destruidos.
 
Ya no vale ser distinto,
ya no aman la libertad,
ya no existen mariposas
luchando por la igualdad.

Deja que te cuente un cuento
donde domina la verdad,
donde se esconden los traidores
que dejaron de bailar.

Una historia sin mentiras,
un cuento de realidad,
entre tu vida y la mía;
una historia sin final.

______________________________________________________


  Dime, ¿quién soy yo?;
ya no se si existo o no.
Mi nombre queda en susurro,
mi voz desapareció.

Solo puedo gritar
que esta vida que nos dan
ya no es vida, ya no es nada
porque ni siquiera es verdad.
He vuelto a darme cuenta
de esta maldita mentira,
y he vuelto a odiar el sistema
que me robó mis sonrisas.

_________________________________________________________________________________
Prefiero vivir entre cuentos que creerme esta absurda mentira que quieren hacerme creer. En mi utopía no hay sangre, no hay banderas ni traición, tampoco existen las guerras y domina el corazón. No me guío por un estado ni me dejo dominar, tan solo mi alma me guía para poder escapar. Te invito a soñar, te enseño a volar; solo tú debes creer que puede ser realidad.

Vivimos envueltos en una mentira donde vale más el dinero que las sonrisas. Pero créeme, estamos hechos de color, y sólo tú puedes saber de qué color quieres ser.

¿Acaso decidimos quiénes somos?
¿Acaso decidimos lo que somos?
Ya no se si humanx o animal, solo se que lo que pintan no es verdad ni realidad.



Miriam
Jau

jueves, 2 de diciembre de 2010

Todo es mejor en pequeñas dosis.

No dejes que te usen. No seas un muñeco sin alma en su "civilización". No seas unx más. Se únicx. Se .

Es triste pensar y saber con certeza que quieren destruir la civilización tan solo porque nuestra sobredosis de pensamientos podría destruir su sistema.

- Elige muy bien las palabras, en este juego te permitimos decir sólo aquellas que sean formales sino, desaparecerás. Nosotros te ofrecemos un susurro y si no nos parece bien, desaparecerás.

¿Qué? Ya se ha prohibido la civilización. Perdieron su rumbo al intentar que desapareciese su mentalidad; perdieron su rumbo, perdieron su rumbo, perdieron su rumbo...
Nos rodean marionetas, nos vigilan cámaras de seguridad hasta cuando follamos, nos prohiben la vida y nos roban la libertad. Manipulan las acciones, controlan nuestros pasos y asesinan lo que tocan. Tampoco nos permiten amar, sentir algo tan fuerte que nos lleve a destruirlo. Por eso debemos soñar, porque si no lo hacemos nosotrxs nadie más lo hará. Pero que nuestros sueños se vuelvan realidades para que no se difuminen con la oscuridad y el vacío de sus ojos. Vivamos más allá de los límites del cuerpo. Te invito a sentir. Te enseño a volar, que con tanta tristeza nos estamos ahogando en este mar sin agua; en este desierto sin luna.
Porque el cielo es el mismo desde todos los puntos del planeta; así que no lo rompas: PÍNTALO.



Miriam
Jau.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Pierdo el equilibrio, cayendo en el delirio de no sentir

Más bipolar que una bombilla.
Mil veces más.

Una vela encendida para alumbrar carencias, 
para palpar miserias.
Humanas, en su mayoría.

Me faltan ilusiones, aún. Y aún me falta algo o alguien por lo que ilusionarme. Pero todo se cura. Sí, se cura, enferma, se renueva y vuelve a caer... y otra vez.
En cuanto parece que tengo fuerzas me quedo sin ellas. Un par de aleteos, ¡plof! y de nuevo al suelo.
Al fin y al cabo, no merecería la pena volar si no supiera que puedo tomar aire, muy a duras penas, a kilómetros bajo el mar, bajo todas las rocas y lápidas del planeta; y quedarme sin oxígeno de repente, como si nada, como si fuese normal no respirar.

La racionalidad es, cuando no el placer de un dios o la condena de un animal, un auténtico estorbo.

Y así, esa caótica manía de analizarlo todo, de ordenar todos los pensamientos y sentimientos, incluso los que aún no existen, ayuda a entender a los demás. Los ojos cansados están acostumbrados a ver, y entienden.
Cuando tienes tantos venenos en la cabeza es fácil encontrar la pócima que alegre a otro; y sumando tristezas aprendes a provocar sonrisas fácilmente. Cachitos de muerte te hacen luchar por la vida... de los demás.

Sólo soy capaz de ayudar a las personas cuando no significa luchar por mí y por mi alegría. Eso, tan simple, parece ser lo último en aprenderse.
Lo que no tengo claro, es si se trata de un altruismo infinito, o del mayor de los egoísmos.


Así que no me preguntes por felicidad. No aún.

Hay monotonías que, como un ácido, disuelven energías,
me disuelven.

Hay pensamientos que...


deberían callarse.
Déjame sentir.



Ya es invierno y hace frío, no hagamos mayores dramas.
Seguimos vivxs, ¿no es cierto? Pues ven, dame calor, hazme poema, y que no se me olvide respirar.

Laura Nana

domingo, 28 de noviembre de 2010

¿Te acuerdas de Alesana?



Yo sí.
Tenía manías, como todos, ¿no?. Ella se drogaba, e inventaba monólogos mientras preparaba el desayuno.
Creo que quiso ser actriz; antes de tener la manía de drogarse. La verdad es, que incluso algo colocada, actuaba bastante bien. A veces, demasiado.


"Venga, va, empieza contándole sus penas para acabar susurrándole cosas bonitas entre los piernas. Me pregunto a quién le contarás que no haces lo mismo conmigo.
...Tal vez sea a ella; y se quitó las bragas por llenarse de pena. Tal vez yo debería hacer lo mismo.... No, estoy demasiado enganchada a jugar, como si no me importase, y sabiendo que no me da igual. Ya sabes, para que la partida se prolongue sin victoria ni pérdida.
De todos modos, princesa, sólo me atrae la idea que he configurado de ti.
Sólo me gustas, me gustáis, a ratos. A ratos me soporto. Es una mera cuestión de probabilidad matemática que coincidamos.
No sé si lanzarme a tu bajo vientre es prostituir la idea que tengo de mí misma, o meramente cambiarla.
Tampoco debería importarme."



Luego, mientras fumaba sorbos de café, murmuraba entre dientes: "Déjame que por una vez no sea yo, déjame..."


Laura

Conexiones inconexas


1. [Cuestión histórica]
Es ésta vuestra "revolución"? ¿Esta, vuestra aportación a la historia? Habéis atacado a los poderosos, los opresores, y habéis vencido; ahora están muertos.
¿Y?
¿Cuánto tardarán en surgir otros, cuántas balas pensáis gastar? ....¿cuánto  tiempo creéis que vais a tardar en ser los tiranos contra los que otros conspiren?
....¿Cuánto tardaréis en olvidar las ideas cuya defensa os hizo personas, cuánto en imponerlas por encima de aquellos a los que se las entregáis en  sentidos discursos?
Vosotros, quienes seáis, que escribís con mayúsculas "revolución", encarcelándola en una grandiosa fecha; vosotros, habéis olvidado el significado de los sueños.

2. [Necesarios arrebatos creativos]
"- ¿Sabe por qué quiero hacer teatro? Se lo voy a decir.
Quiero hacer teatro porque quiero hacer algo por mí y por los demás. Quiero hacer teatro porque creo que sirve para comunicarse entre los seres humanos, porque creo que puede ser un camino hacia el entendimiento y hacia la comprensión. Por eso.
- Así que quieres cambiar el mundo...
- Pues sí, me encantaría cambiar este puto mundo. Y creo que todavía se puede cambiar."
(Noviembre)


Laura 
(sigoenfadadaconlahistoriadelahumanidad)

domingo, 7 de noviembre de 2010

Porque es bonito jugar con fuego

Trotasueños dormía con una llave inglesa debajo de la almohada, por si acaso a mitad de noche se le iba la cabeza, se le desajustaba el corazón o algún hueso mordía los engranajes.
No solía servir para nada, pero así los pájaros del edredón tenían algo con lo que jugar que no fuera ella.

Sin embargo, conforme pasaban los relojes, se dio cuenta de que dormir apoyada en una llave inglesa le producía dolor de cabeza, los sueños le sabían a metal y se le cuadriculaba el pensamiento.

Una mañana, el aire sin oxígeno olía estrafalariamente a vida.
Curioso -se dijo Trotasueños-; casi podría acostumbrarme.

Tiró la llave inglesa, y ahora duerme con una vela encendida para que se le funda el insomnio y no apagarse ella.


She's only happy in the sun, Ben Harper



nana.

martes, 26 de octubre de 2010

Terrorismo emocional

Oración desiderativa. Jugar con lo importante. Triste. Semitonos, semitriste. Sube una octava  y di "¡buenos días!". Qué cariño ni qué sexo. Cuenta los besos, pierde la cuenta de las negaciones. Aún te duele la cabeza, ¿verdad?. ¿Qué quieres respirar hoy? ¿Qué no son las mentiras? Hace viento. Oración imperativa, tormenta autoimpuesta. No nos importa aún, pero hace frío. Tengo frío. Semáforo en rojo, pasa; semáforo en verde, pasa; no, no pases, está rojo, para, espera, pasa; no, quédate. ¿Cuántos deseos has decidido dejar insatisfechos hoy? Los niños sin cabeza no necesitan almohada, menos aún si no duermen.
Algunas mañanas, las personas son más manchas azules que personas.



No está claro si se lo inventó justo antes de despertar, o si lo soñó estando profundamente dormida, pero en la imagen vomitaba escarabajos. De rodillas y aferrada al váter, veía como de su boca brotaban miles de coleópteros negros. Salían y salían sin que ella notara nada; sólo los veía alejarse por la cañería.

Se está perdiendo, se rompe y cada vez que se encuentra descubre que está perdida.


Había vuelto a negarse, eso es lo que pasa; y cuando lo hacía no había manera de evitar que se le escaparan los insectos.
Sí, cucarachas también; pero ésas eran de colores, como siempre.

Se rompe, se está rompiendo. Pausadamente, se parte y esconde bien los cachitos. 


Cuando despertó supo que no había dormido y que no estaba despierta. Sintió que Kafka tenía razón, y también que los escarabajos seguían ahí, a punto de trepar y salir por su boca. Debía quitarse todos esos bichos de dentro, pero le daban miedo las operaciones a corazón abierto. El insecticida le producía una resaca horrible, y la última vez ya mató a las mariposas del estómago. Se quedó dormida desechando ideas.

Con algo de suerte, cuando se busque no encontrará algunos de esos cachitos, y la próxima vez que se mire en el espejo sea otra. Porque está cansada de una imagen con tantos laberintos y tantas maneras de no resolverlos. 


Al despertarse, como una autómata, escribió en la pared: "No es buena idea confundir apatía con ataraxia. No es buena idea confundir el dolor de cabeza con terrorismo emocional. Pero qué se le puede pedir a un corazón abstemio, anémico y en huelga." Se empezó a sentir mal; y su madre la descubrió vomitando escarabajos en el baño.




Es divertido.


laura.nana

jueves, 14 de octubre de 2010

La utopía murió entre tanto juego.

Todo era una cara y una mente desconocidas, algo que en parte todavía sigue siéndolo. Sólo eran palabras, frases cortas que no iban más allá de un simple juego. Pero todo fue mucho más allá cuando se perdieron los dados y nosotrxs pasamos a ser las fichas. Se nos olvidó a quién le tocaba tirar. Pero, aun así, seguimos jugando mientras otrxs perdían su turno. Iba pasando el tiempo y poco a poco nos íbamos quedando solxs, la gente se había cansado de jugar en un juego de dos donde nadie sabía con exactitud cuál era su papel.

Entonces llegó el día en el que se unieron el cuerpo y el alma y como todo, comenzó a ser un ciclo. Algo que se repetía como tantas otras veces. Mientras tanto la mente se había quedado dormida, en un profundo sueño de realidades invisibles; en su mundo. Aquel mundo que le representaba tanto a ella como a su liberación.

Al volver a un entorno cambiante, volvimos o al menos yo, a sentir ese deseo de evolucionar. De cambiar aquello que odiaba, de retirar lo que nunca tuvimos necesidad de mencionar. Cambiar las reglas si es que existiesen. Entonces, al crear aquellos pensamientos me quedé tan solo con el cuerpo, el alma desapareció y todo el juego no parecía tener el sentido suficiente.

Poco a poco fue llenándose de más vacío, nada era suficiente y sentir quedaba demasiado lejos. Faltaba algo para poder despertar sensaciones; el alma, la mente, incluso el corazón.

Pero todo vuelve, así que poco a poco nos volvimos a juntar, a seguir jugando, solxs. Como mi nada y yo. Seguía siendo un juego pero parecía diferente, como si incluso nosotrxs ya no fuésemos lxs mismxs. Como si tanto vacío y tanta realidad hubiese acabado con nosotrxs. Con todo y con nada; con mucho y con tan poco.

Así el tiempo seguía mientras mirando el reloj nos dedicábamos a falsear realidades, pintando sonrisas que se evaporaban con la lluvia. Y de momento sigue así, hasta que decidamos acabar con todo o volver a nacer.

Jau.

lunes, 11 de octubre de 2010

Cardiofobia y escapismos


Pasan las horas, ya todos duermen. En mi cabeza sigue sonando ese tictac que no detiene. Me atacan los pensamientos sordos de un animal tan tonto, tanto, que prefiere ser humano antes que loco.
Llueve. Y es más reconfortante volver pronto a casa cuando tienes quien te espere. 
Pero hoy no hay nadie. 
Hace frío y con la ventana cerrada se me lleva el aire. Es el extraño suicidio de ilusiones sin techo, ahora que no sé dónde mirar teniéndome frente al espejo. Un dibujo sin nombre que refleja otro desecho; intento de humano que preferiría ser perro. Y correr, y aullar en esta ciudad siempre en lucha, consigo misma, esta ciudad donde con tanto ruido el corazón no escucha.
Hace frío. Frío en los huesos de un animal esclavo y sin dueño, frío en la voz de un cuerpo enfermo... y tan pequeño que las palabras no le caben dentro. Y se me van cayendo, como inútiles despojos de quien no puede ya ni mirarse a los ojos. Sigo perdiendo, sigo pintando en las paredes los recuerdos, de todo lo que no fue, ni intentó serlo. Ni me encuentro ni encuentro el tiempo que perdí sin tenerlo, buscando las revoluciones en mi último sueño.

Nana

sábado, 2 de octubre de 2010

¡Bienvenido a tu subconsciente!

Se me escapó la realidad...
...y ahora no sé en qué estado de la conciencia estoy.


Degenera.
Delira.
Derrama pensamientos y latidos,
en el suelo las manchas de pintura se limpian bien.

Pierde la cabeza, 
quizá así te encuentres.


Demiurgos del caos

laura

viernes, 1 de octubre de 2010

R-evolución-ARTE

Desde pequeños, nos han enseñado a dividir a la gente fácilmente en dos grupos: buenos y malos.
Ahora no hay unos malos contra los que dirigir todo el odio, toda la pasión desbordada de la juventud, y las ganas de vivir al verse preso. Ahora...ahora se supone que ya está todo bien, ya lo tenemos todo y quien se queja es porque quiere. Supongo que en eso consiste el Estado del Bienestar, en el maquillaje perfecto.
Han logrado que nos olvidemos de que hay motivos para salir a la calle, motivos para gritar juntos y lanzar la rabia de vivir. ¡Que somos jóvenes, maldita sea! Y queda mucho, muchísimo por lo que luchar.

...Pero nos han educado para encender la televisión, no el cerebro.

¡¡Despierta!!

P.D.: Me gustaría saber quién decidió que a los jóvenes había que robarnos la curiosidad. Porque sin conocer ni entender las cosas, todo esto quedará en arengas fáciles para exaltar masas. Y no es eso.
Se trata de vivir, de luchar vivxs.
nana

sábado, 25 de septiembre de 2010

Memento vivere


"No le tengo miedo al diablo, ¿no ves que no puedo arder? No hay más fuego en el infierno que el que hay dentro de mi piel."


Nadie se acerca; al fin y al cabo, si está solo es porque quiere. Ya ha tenido tiempo de decidir si ser feliz o no. Y si ha elegido que no...
A nadie le sorprende el dolor de un niño triste.

Y, joder, cuesta no vivir por inercia.
Pero se puede.
Se puede porque necesitamos que así sea.

No olvides reír si ves que nadie lo hace
Las plumas que te rozan la espalda, son para volar, ¿recuerdas?
tam, tamtam, tamPUM, tamtam, tamPUM, tam, tamtam, tamPUM

Sólo eso, memento vivere, 
que para morir respirando ya habrá tiempo.

nana

lunes, 20 de septiembre de 2010

INSANE

Insane, but just for fun.

Demasiado sencilla, demasiado estúpida, demasiado aburrida. Terriblemente superficial.
Así es la vida que te tienen preparada. Así es la vida que has aceptado, aun sin saberlo.

Welcome to paradise.




Ya sabes lo que pierdes y lo que ganas, todas tus renuncias, todo lo que no te hará respirar ni te cortará el aliento. Pero has decidido que no te importe.

¿Sois ratas o sois personas?










Tengo un frío tonto metidito en los huesos. Es como esperar respuesta sin preguntar nada. Dentro de un tarro vacío de mermelada, espero un abrazo encerrada en el frigorífico.
Es la tristeza fácil de los días grises, nada más. Un vasito de leche y arreglado.

...por si lo necesitases, te dejo aquí unas pastillas de chocolate.



...y la tableta entera. (Pero esta vez, sin arsénico)




lau.nana

viernes, 10 de septiembre de 2010

Perdón por mi pasión y mis ansias enormes

En la cuerda floja cada segundo es como una vida entera.
Cada paso es siempre el primero y el último; tiene toda la importancia del mundo, y ninguna.
Cada movimiento es una búsqueda inestable y constante de equilibrio.
Todos sabemos que lo importante no es llegar, ni evitar la caída, sino cada uno de los pasos... pero quizá deberíamos hacer algo más que saberlo.
La vida y la muerte en un mismo movimiento, todas las contradicciones del mundo, con tan solo cerrar los ojos y volver a abrirlos.
En la cuerda floja, cada segundo es como una vida entera.
Cada segundo es solamente tuyo.

Disfrútalo.

P.D.: Prefiero morir de hambre que de aburrimiento.
laura.nana

domingo, 5 de septiembre de 2010

Trozo de luna sin luna

Tic     tac   tic   tac  tic  tac tic tac tictac¡¡tictac!!              .


Menos mal que no hay relojes. Menos mal que el gato rojo se comió todos los minuteros en su sopa de letras.
Menos mal que no me importa perder el tiempo.
Menos mal...

Menos mal que el tiempo no existe y en este instante, sencillamente, estoy despierta. Nada más.


Es un alivio :)

Mar, cambiante y anacrónico cúmulo de colores. Un susurro tierno, constante, a veces rasgado. Olas y olas besando la playa; a veces la piel, a veces nada. Besos al aire y ni eso.
Se oyen demasiadas voces para hablar con el agua:
Cada persona ha traído su granito de asfalto, y acaban convirtiendo el mar en una ciudad de vacaciones.

Ya no estoy en la playa. De todos modos, esto también es una isla de náufragos. Un maquillado reducto de eterna despedida. Inevitablemente, la mía.


Pero, por favor, no intentemos adivinar nada. Nada, eh, nada.
¿De verdad es tan difícil?




Shinoflow, Del romance al hiperrealismo:
Todo o nada, Tierra del aire:
"Pregúntate a ti mismo: ¿estás contento con tu vida? 
¿es lo que haces lo que realmente quieres hacer?"
Frag dicg selbst: bist du glücklich mit deinem Leben?
Ist das, was du machts, wirklich das, was du machen möchtest?

Laura.Nana

domingo, 22 de agosto de 2010

Sonrisas insurgentes

Quizás la mayor transgresión en la ciudad sea sonreír.


Una sonrisa insurgente:


El Niñoguitarra se enamoró de un árbol a punto de morir, de ahí la guitarra, y de ahí la chimenea de incienso que lleva en el sombrero. Mientras camina entre las rocas el humo le dibuja y la Seiscuerdas habla por él, porque él hablar sólo habla con los niños. Y a los niños se les pueden contar las mayores verdades sin que parezcan mentira, por eso podría decirse que nunca miente y nunca duda al decir la verdad sindecirla.

A la Niñapalabra le encanta escribir, escribe y escribe sin saber leer. Porque si leyera lo que escribe... ay, si lo leyera... Se daría miedo, y a nadie le gusta darse miedo. Por eso escribe sin saber leer, y casi sin mirar. Con los ojos cerrados pinta letras que quizás tengan sentido, quizás no. No importa, dentro de poco todas las hojas las lanzará al agua o se las comerá el Gatoconsonrisadesonrisasingato. Le gustan los gatos. De hecho, quizá se convierta en uno.

Entre las rocas y de vez en cuando saltando al río, la Niñalagartijaazul cambia de color como las estatuas de Gaudí, pero sin Gaudí ni ciudad que le hiciera fotos. Está demostrado científicamente que no existe, en el tiempo ni en el espacio, y por eso tiene la sonrisa del Gatoconsonrisadesonrisasingato, pero aún mejor, porque sabe volar, nadar y soñar a la vez. Hoy, que no es hoy ni ayer ni mañana, ve su primera estrella fugaz.

La Niñabrujaquenoesbruja mezcla hierbas, flores y mundos en una marmita gigantesca. Dentro de poco, se meterá ella en la marmita y saldrá convertida en otra. La poseerá un duende loco, de los que apagan la luz cuando los demás se han olvidado. O quizás meta al duende en la marmita y le cocine para cenar. Quién sabe, a lo mejor no es una marmita de verdad y la ha dibujado ella... entonces no sólo será verdad sino que además será cierta.

No he hablado de la Niñasilencio porque ella tampoco habla de mí. De mí, ni de nadie. Ella no habla, únicamente se ríe, y hasta eso lo hace sin que se le oiga. Escucha, escucha todo y lo guarda escondido en algún lugar de su cuerpo, y cuando haya suficiente silencio, tanto que sea demasiado, ella lo llenará. Con una palabra, quizá con dos, no hace falta más. Prefiere reírse.

Hace ya unas semanas (o segundos o años o relojes, lo que prefieras) se esfumó la Niñateatro... no sé mucho de ella, precisamente porque salió de un espejo mientras me peinaba sin darme cuenta, y sigue convencida en que yo salí de un charco en el que ella se miraba. Sólo recuerdo que llevaba un teatro de títeres en el bolsillo.

Aquí, la Gentegrande les llama Niñosperdidos, pero todos sabemos que se encuentran mucho mejor que las corbatasconseñordentro y los collaresconseñoraenmedio.

Los Niñosperdidos siguen buscando sus nombres. Y no parecen tener la intención de encontrarlos pronto.


¿Entiendes?


Laura. Nana