miércoles, 15 de diciembre de 2010

¡Ojalá nos enseñen a amar!

Hay demasiada niebla.
Se me nubla la mente.
Me duele el frío.
Las calles vacías se cubren con la rabia de mi interior.
Grita mi pecho.
Llora mi alma.
Vida.
Pura nostalgia.
¿Ha sido todo o ha sido nada?

El viento dejó de jugar demasiado pronto, se cansó de sus nubes.

¿Me odio? ¿Me quiero?
Lo siento. No puedo.
Me equivoco, nadie me ha enseñado a amar.
Yo sola, conmigo; con nadie.

Me guardo el corazón con mi alma, ahora soy una insensible. Desequilibrada. O demasiado cuerda para este mundo de locxs.
Cansada, dormida; insomne.
Nocturna.
Tan viva y sin sentir.
Tan muerta y sin amar.
Desvarío, juego; me pierdo.
Me busco. Y no me encuentro.
Te pierdo, te veo; te siento. En mi pecho.
Recuerdos.
Latidos; dentro.
Te noto. Respiras.
Más fuerte. Más lento.

Te vas.
No quiero.
¿Por qué? Sin aliento.
Tu piel; tus ojos.
Mis sueños.
De noche...

Lo siento.
"Ya vale". Sincera,
te digo:
me muero;
por dentro.

No lloro, no pienso.
Tan solo soy pensamiento.
Me duele.
Lo asumo.
Y yo;
te echo de menos.

Mientras tanto ya no sopla el viento en mi cuello.
____________________________________________________________________________

No quiero ser como tú, quiero sentir, vivir, llorar, reír; quiero ser tantas cosas. QUIERO SER ALGO EN ESTE PUTO MUNDO, nada lo define mejor.

Quiero bailar con las mareas,
quiero quererle bajo el agua,
quiero verle a la luz del sol; y de la luna.
Quiero que el viento me revuelva el pelo.
Quiero encontrarle,
porque se que cuando le encuentre...
...me encontraré a mí también.

Miriam
Jau

1 comentario:

dijo...

A veces dueles, maldita, de lo que te duele.
Sigo pensando que mientras te des cuenta de que te estás muriendo, no estás muerta; así que nos quedan primaveras :)

(nana)

Publicar un comentario