lunes, 12 de abril de 2010

Mi dulce reaparición estelar. ¿Dulce?




Somos viento.



Una aurora boreal o polar se produce cuando una eyección de masa solar choca con los polos norte y sur de la magnetósfera terrestre, produciendo una luz difusa pero predominante proyectada

en la ionosfera terrestre.



_______




Después de leer todas y cada una de las voces que me rodean me doy cuenta de que a mí me sale solo escribir rojo. Y qué tendrá ese color que nubla el de la mente.


O quizás, como siempre, esto sólo me pase a mí y en realidad no existan los colores.


Pero no, eso no.


Porque aquella niña era verde y, al volar, se volvió transparente; de eso sí que me acuerdo. De que se fundió en el color de las nubes y nadie, para mí, nadie; ha llegado tan alto como para averiguar su color.


Lástima que la gente crea que en los aviones vuelan en realidad; no saben que sus mentes siempre quedarán en tierra.


Lástima que inventar haya quedado como un simple invento.



(Tú te esnifabas el aire, y yo; me respiro el cielo. Y, hace unos meses, la aurora boreal).










NADA MÁS CERCA DE LO IMAGINARIO.






Miriam

Jau







1 comentario:

dijo...

"Libre albedrío de sueños..."
Recuérdame que te diga más a menudo que quiero seguir escuchando tus colores cuando vuelan.

Los colores, no existen más que para nuestros ojos. Los colores, son luz.

(nana)

Publicar un comentario