miércoles, 7 de abril de 2010

Ama, y ensancha el alma


La vida es un sueño con la ilusión de hacerlo realidad."
En las ciudades, las ilusiones se quedan pegadas al cemento. Como chicles o colillas que la gente pisa sin fijarse, y se van ennegreciendo hasta acabar como meras manchas sobre los adoquines. El alquitrán las inunda y se ahogan los sueños que te hacían palpitar. Entonces, es como si estuvieses muerto: caminas, transparente, rehuyendo los ojos de los demás, para que no vean que estás vacío.
Dentro de poco tampoco reconocerás como propios tus latidos, serás una persona estable, con coche, familia, casa y facturas. El pack de la felicidad, de rebajas en el Corte Inglés. La vida perfecta, la perfecta mentira. No serás tú, serás otro nadie, un traje negro caminando por calles grises. Tu cerebro, en blanco. La televisión y periódicos sensacionalistas llenarán esa carencia. Aceptarás como cierto que los liftings y las cremas embellecedoras quitan del corazón las arrugas. Todo resuelto.
Ahora podrás mirar a los ojos a la gente, porque no tienes nada que esconder: estás tan lleno de vacío como los demás. Pero seguirás girando la cara cuando en el bus alguien se siente frente a ti. Por decencia, por educación. Por miedo.
Cambiaste las pintadas en paredes por tentadoras ofertas: La vida es un sueño, 2x1 en MediaMark. No, no eres tonto. Sólo eres un pobre diablo. Hablarás de cualquier cosa sin saber de nada, pero no importa, dentro de poco una nueva edición de Gran Hermano.
Duele menos pagar 3000 euros por una pantalla de plasma que saber que has hecho de tu vida todo aquello que prometiste no hacer, y has dejado que te compraran lo que prometiste guardar para siempre contigo.
Ahora, dices, estás desengañado. Prefieres buscar en tu vida cosas seguras y no llenarte la boca de ideas y revoluciones. Ya no te crees esas patrañas por las que luchabas de joven. En un café mezclas melancolía y desdén para beber tus recuerdos; has llegado a despreciar aquello por lo que soñabas y la imposibilidad de las utopías te ha derrotado.
Derrotado. ¿Te das cuenta?
Haz un viaje en el tiempo, ¿cuál fue el momento aquel en el que mataron todos tus sueños y te volviste gilipollas?

Retrocede, impídelo. Vuelve a aquella calle y recoge las ilusiones del suelo.
Por favor, no dejes de soñar.

Hay que dejar el camino social alquitranado porque en él se nos quedan pegadas las pezuñas, hay que volar ¡libres!


:laura:nana:

3 comentarios:

Miquel dijo...

Grande pena que hasta nosotros acabaremos así...

A menos claro
que
ella
sobreviva...

Rêveuse dijo...

¡Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno!

MAFALDA


muy bonito! y tb precioso el cartel del corto ;P

Anónimo dijo...

" Sueños de revoluciones perdidas...

Fue bonito pensar que todavía teníamos tiempo..."

Y sí, aún nos queda un poco de tiempo guardado en los bolsillos; sólo falta encontrarlo entre tanto color, sonrisas, fuego, sueños... pero está ahí. Esperando que lo malgastemos entre calada y calada de aire fresco.

Y que tengo ganas de verano contigo duende, y de parques y guitarras, de malabares y playa, de conciertos y de viajes, y de sonrisas incendiarias.

PD: no sabía que los susurros se podían escribir, cachorra. Ah, y creo que canuto se ha decidido a pagar 3000 euros por una pantalla de plasma.

Jau

Publicar un comentario