martes, 25 de mayo de 2010

Metáforas.

Ella sabía que jugaba. De hecho, le encantaba hacerlo.


A ella le gustaba sentir el canto de los pájaros. Era pájaro; pero pájaro de fuego. Y aún recuerdo cuando todos la veían volar con el viento, ser parte de él.

Era blanca y clara como la luna, brillaba y disfrazaba el cielo con su color.
Ni siquiera los aviones eran capaces de atraparla, pues ella desaparecía y aparecía a su antojo. Todo tal y como ella quería, en su lucha por sobrevivir y "ser feliz".



Sincronización.

Complementación.

Siempre con el viento.



Nunca le abandonaba, incluso en los días más cálidos siempre estaba con ella, como una suave brisa que le rozaba y le desplabaza suavemente por el cielo; existente, sin existir.



Bien, ella era una nube, blanca y clara; la nube solitaria que iba con el viento. No era mejor que las demás, pero diferente.



Diferente porque a ella las estrellas le brillaban y le hacían volar.

No todas tenían el viento con ellas pero ella sí. Ella brillaba. Y lo mejor de todo, se sentía bien consigo misma y bien con el viento.

Incluso se sentía bien cuando hacía llover y todo el mundo se preguntaba por qué llovía. Como cuando pintaba un arcoiris después de hacer el amor.



No importaba el día.
Ni siquiera el momento.

Solo los instantes.



Antes era el mar, ahora una nube.

No tenía claro lo que eras tú.
Ahora empiezo a enterderlo.

Viento.

Nube.


Pero de fuego.


____


"Los tiempos están cambiando". El viento es diferente, ahora juega a otras cosas; vuela en otra dirección. Conmigo.

Por todas esas personas que han sentido volar alguna vez.

Y porque todos hemos dibujado formas en las nubes, inventando a nuestro antojo.
A veces no es caro soñar.
Pero no dejes nunca que no te permitan hacerlo.

Miriam
Jau

3 comentarios:

Lucía dijo...

Pintar arcoiris, dibujar nubes, hijos del viento aunque sea por un instante...
He visto tus dibujos y me encantan y ya ni hablar de como escribes.
Un abrazo muy grande.
Te sigo, compañera de artes!

dijo...

Lucía: Un apunte, antes de nada, somos dos humanas: Jau (miriam) y Nana (laura)

Miriam: tengo ganitas de verte un dia de estos, que tanta tanta primavera no puedo guardármela yo solita :)Y me encantan tus transformaciones...

Hyku dijo...

Bonito entorno, cambiante y en constante evolución...

Saludos

Publicar un comentario