sábado, 25 de septiembre de 2010

Memento vivere


"No le tengo miedo al diablo, ¿no ves que no puedo arder? No hay más fuego en el infierno que el que hay dentro de mi piel."


Nadie se acerca; al fin y al cabo, si está solo es porque quiere. Ya ha tenido tiempo de decidir si ser feliz o no. Y si ha elegido que no...
A nadie le sorprende el dolor de un niño triste.

Y, joder, cuesta no vivir por inercia.
Pero se puede.
Se puede porque necesitamos que así sea.

No olvides reír si ves que nadie lo hace
Las plumas que te rozan la espalda, son para volar, ¿recuerdas?
tam, tamtam, tamPUM, tamtam, tamPUM, tam, tamtam, tamPUM

Sólo eso, memento vivere, 
que para morir respirando ya habrá tiempo.

nana

1 comentario:

Miquel dijo...

No me interesa nada de lo que escribes, de verdad

quizás si te acercas a la orilla del mar y me lo cuentas al oído empiece a hacerte más caso

Publicar un comentario