viernes, 25 de febrero de 2011

Sonrisa de primavera

Digan lo que te digan, 
¡No estamos muertxs!


La primavera aún no es, pero existe.
No trae ese consigo ese cosquilleo tonto en el estómago, sino un reflejo impresionista en el agua, sabor en el viento.
Dulce, tan real que parece serlo, y de repente no consisto sólo en deseo, sino que soy mar.
Me convierto en un lienzo, y me descubro con miles de mariposas vibrando dentro.
Por todas partes, en cada centímetro, donde antes había músculos, órganos, tejido, huesos,
ahora hay mariposas. Inquietantes insectos de vida. Partículas de colores en ebullición.
Ya sabes, se agitan y bailan buscando la salida.
Si descubro cómo hacerlo, estallaré convertida en miles de mariposas, sin miedo, sin prisa, sin pérdida.


Porque podemos ser perros callejeros, entes, caos, duendes, fantasmas, golpes, canciones, brujas, risas, y lo que tú quieras, pero es que también somos jodidas mariposas.

Y, si somos, seremos una tribu.
Que sueña, que desea, que canta, que siente, que grita ¡estoy viva!




"Te canto, me cantas, te oigo, me echo a volar.
Y ojalá pudiera darte más vida, y empezamos a soñar.


Llevo un mar adentro y tierra viva
con calles llenas de rebeldía"




laura.nana

2 comentarios:

Lucía dijo...

La verdad es que no me gusta, MUCHO MÁS QUE ESO. Yo tambien quiero sientirme como un cuadro impresionista. Ains, que me has hecho sonreir.

Miss Ontherocks dijo...

Precioso.
Y también me gusta mucho el cambio de look :)
Un beso, aülladora

Publicar un comentario