domingo, 27 de febrero de 2011

Primavera II

Quisiera hacer de ti un animal,
bello y sublime.
Como ungüento de tu ser
razón e instinto en perfecta simbiosis,
el mejor combustible,
pasión en cada latido.
Sentirte estallar dentro de ti,
con un irrefrenable afán destructivo,
con la espontánea felicidad de una risa,
con sexo de jazz o de Beethoven.
Ver en tus ojos ese brillo que dice que cambiarás el mundo.
Seré tu más amado sueño,
tu más terrible pesadilla
Déjame serlo,
déjate llevar.
Quisiera hacer de ti lo que eres,
aún negado bajo el polvo de la normalidad.



No debería, pero es que a ratos me da igual si es alegría u odio. Lo que me importa, lo que necesito, es que sintáis. 
No digo arrastraros por superficiales pasiones, por deseos precocinados y falsas necesidades, ni tampoco haceros sociópatas de profesión o aspirar al absoluto. 
No, lo que me gustaría es que fueseis pasiones, hechas de piel, de pensamientos, de palabras.
Que casi os estallen las venas de lo fuerte que bombea la sangre; que sea imposible entender como un sentimiento tan fuerte os cabe en el cuerpo, que de verdad luchéis por lo que creéis.
No tiene que ser siempre escenas de Shakespeare, quizás baste con disfrutar de la tranquila luz del sol, pero disfrutarla, eso sí, con cada poro de la piel.
Porque no soporto la apatía que nos recetan como supuesta terapia, en cada minuto de una vida que ya no es vida. Así que, por favor, sentid; vivid lo que sea, pero con pasiónAl fin y al cabo, es el mejor afrodisíaco.









"Bebe, danza, sueña, siente que el viento ha sido hecho para ti. Vive, escucha y habla usando para ello el corazón. Siente que la lluvia besa tu cara cuando haces el amor. Grita con alma, grita tan alto que de tu vida seas, amigo, el único actor"






Laura.Nana

1 comentario:

trinidad dijo...

Sencillamente...Precioso!!!
Un saludo Mari Trini.

Publicar un comentario