domingo, 20 de febrero de 2011

¿Juegas?


Sonrió cuando pronuncié la palabra "mentira".

Sonrió cuando le aseguré que nada había sido real. 
Cuando le dije que la engañaba.
Cuando le susurré que había estado jugando con ella.
Sonrió cuando le dije que la tenía que matar,
y seguía sonriendo cuando acerqué el cuchillo.

Tuve que dejarle respirando,
sólo en los poemas tiene sentido matar a una chica suicida.

Aún no tengo claro quién jugaba con quién, 

sólo sé que a ella le divertía.





laura.nana

1 comentario:

trinidad dijo...

¡¡¡ Qué bueno, da un poquillo de miedo ¿no?.
Un abrazo, Mari trini.

Publicar un comentario