jueves, 17 de junio de 2010

Rarezas del pensamiento.

Recuerdo dar puñetazos a las paredes en vez de llorar.


Como si con cada golpe, con cada ruido; pum, las lágrimas se metieran un poco más dentro de mí y fuese más difícil sacarlas.
Aprendí sola a canalizar mi rabia, a no pagarlo nunca con la gente, como si por dentro me golpeara a mí misma sin dejar secuelas a simple vista.
Tengo varias opciones para elegir cuál es la manera más adecuada para relajarme, Cada persona lo hace de una manera diferente. Gritar, fumar, follar, cantar, soñar; volar e incluso hacer malabares.

Como cuando cada grito, cada calada, cada ruido, cada voz o incluso cada sonido que corta el aire nos transporta a un conjunto diferente de sensaciones que palpitan en nuestro interior.

Es difícil que puedas llegar a saber lo que siento cuando ni siquiera yo misma soy capaz de entenderlo, y créeme que me cuesta averiguarlo. Es más, no tengo claro nada sobre mis sentimientos. Vale sí, está claro que tengo o al menos eso es algo que estoy segura que quiero creer. Autoconvencerme.


La clave está en hacer malabares, ¿esque no te das cuenta?. Son como la vida, es más; son como las utopías. Porque cuando los lanzas al aire es muy difícil que los atrapes al vuelo. Eso sí, todo es intentarlo. Son humo de colores.

"O pienso todo o no pienso en nada, voy a hacer lo que me de la gana".
¿A qué huele tu vida?

_

Como si la vida no fuese para vivirla, como si las cosas no sirvieran para nada, como si nuestros pensamientos flotaran rumbo a ninguna parte sumidos en el vacío al que se encuentran sometido, como si no se pudiesen dibujar sonrisas, como si no se pudiese amar, como el simple hecho de que sólo se pudiese experimentar una sensación a la vez, como si sólo fuésemos sombras, como si no existiésemos, como si no fuéramos nada, como si no pudiésemos ver hacer el amor a las olas del mar, como si el viento no nos acompañase, como si las flores no nos entiendieran, como si nada fuera real. Como tú.
Como yo.
Como el simple hecho de ser personas, humanxs.

Y como la realidad de que no estoy, ni se si estaré segura, de que te quiero vida.



Y cuando despiertes dime de qué color es tu cielo. Pero primero...
... piensa si quieres despertar. Como cuando ahora todo se mezcla formando un denso y claro; humo de colores. Como el de los cuentos, porque hoy todo son similitudes.

Jau.

1 comentario:

dijo...

Sabes, he tenido la firme y extraña sensación de que éramos la misma persona, jau...

Publicar un comentario