sábado, 4 de junio de 2011

Complicado


Si cada persona fuese un planeta
grande o azul, liso, frío o con atmósfera, 
los habría convencidos esclavos de su órbita
y también locos corsarios sin mapa.

Algunos planetas jugarían a compartir elipse,
y curvas y curvas rotando sobre sí mismos y juntos
sin parar y parando para volver a girar.

Podríamos brillar como estrellas,
saborear nebulosas,
o cazar meteoritos,
si fuésemos planetas.

Porque no se llega a Orión siendo un satélite.




"Hay demasiado en juego para deprimirse,
así que basta de rendirse.
Más deprisa,
más deprisa,
quiero ver esa sonrisa tan grande
que te rompa la cara en dos partes iguales.

No me esperes esta noche,
esta noche no creo que vuelva
estoy pensando en coger fuerzas
para marcharme a luchar donde quieras.

Te has empeñado en hacerme ver
que esta noche no sueñas con mis ojos.
No soporto porque debo de tenerlos
siempre abiertos entendiendo,
siempre abiertos comprendiendo
que no nos queda tiempo para estar contentos,
no nos quedan fuerzas para seguir más adentro.
Tengo que intentarlo,
temo no poder hacer.
Nadie dijo nunca que fuese a ser fácil esto;
y no perdemos nada,
lo perdimos hace tiempo..”


Laura

1 comentario:

Lucía dijo...

De astrología va la cosa.
Meencantameencantameencanta.
Laura, usted me enamora con cada cosa que escribe.

Publicar un comentario